jueves, 29 de diciembre de 2011

KARMA#


Catedrales en mi corazón. Al verte a ti el tiempo se disipó. Una cascada en tus mejillas y un corazón destrozado en tu mano.


Hace tiempo lo dije, hace meses que lo predije. Pero creo que tampoco debes sufrir por ello. Como se dice… “Donde las dan, las toman”. Pero no es tiempo de hacer sangrar mas la herida, no es tiempo de recordar calurosos pasados ni angustiosas cadenas.
Creo que es tiempo de que hacer un cambio en tu vida, dejar de vagar por las calles por esa alma. Debes intentar seguir adelante y buscar tu destino. De nada te servirá las noches locas, de desenfreno o las mañanas de resaca. Nada servirá si tú no eres feliz, de nada servirá si tu corazón late por latir. Te dijeron que no lo lograrías pero tú lo intentaste, lo perseguiste pero la realidad se hizo dueña de tus pensamientos y el frío te congeló los labios.

Paraíso, paraíso… Una niña que, expectante, soñaba con el mundo pero estaba fuera de su alcance. La vida continúa y se vuelve pesada, la rueda destroza a la mariposa y el viento se lleva los pétalos de rosa. Nada más que decir, nada más que suspirar. El tiempo cicatriza las heridas pero no puede coser el corazón. El viento mece su pelo y el sol se refleja en sus ojos. No hagas que el JB se deslice por tu garganta y creer que así olvidaras tus sombras y tu oscuridad.


Dedícate a esperar y a buscar el abrazo que tanto añoras y tanto deseas. El amor llega solo pero se debe cambiar para que toque a tu puerta.




sábado, 24 de diciembre de 2011

24/12/95#

24/12/95…. Para aquel entonces yo tenía un añito y era un iluso e ingenuo niño. Todas las mañanas me despertaba para ir a mi colegio. Pero no sabía que aquel día iba a dividirse mi corazón. Una estrella fugaz me cegó y un niño apareció.

¿Qué momentos verdad? Todas esas tardes en tu casa viendo La Bella y la Bestia. Jugando con una simple pelota y pasando las tardes riéndonos y también llorando.Todo eso fue hace 15 años… y quien diría.
Ahora estoy aquí, escribiendo, en este papel y con esta tinta, algo muy especial para un hermano. Ahora me doy cuenta de todo lo que hemos pasado, ahora soy capaz de ver que en cada segundo de mi vida en cada respiración de mi corazón estabas tú presente.
Parece que el tiempo no ha pasado para nosotros, que con una simple mirada ya sabes lo que pienso o lo que digo.

A lo largo de estos años, hemos recibido críticas y muchas veces nos hemos enfadado por muchas cosas y la gente no entendía el por que sigo a tu lado o el por que te defiendo. Pero lo que pienso es que no entiende la amistad que tenemos… bueno somos hermanos y para mí es como si todos los días estuvieras a mi lado… hermanos de sangre por así decirlo.


Y hoy este hermano cumple años. Pero me siento incapaz de agradecerte todo lo que has hecho por mí. Creo que no hay infinitos folios ni infinitas plumas para agradecerte todo lo que has hecho por mí. Siempre has sido mi otra mitad, mi Mourinho particular, mi Garfio favorito y mi conciencia especial.
Hemos atravesado por muchos baches juntos, y hemos sabido superarlos. Tú eres la voz que quiero escuchar cuando estoy mal, tu eres la verdad que quiero oír. Tú eres mi hermano pequeño el que siempre me critica a la cara y me defiende a las espaldas.

Con todo esto decirte que GRACIAS POR ESTAR AHÍ. Por aguantar mis tonterías, por hacer que tenga orgullo, del que carezco. Y por darme la oportunidad de tener la mitad de tú corazón.
Espero que ese número el 15, siga aumentando para y por siempre JAMÁS.





GRACIAS POR TODO HERMANO Y FELICIDADES.





martes, 20 de diciembre de 2011

Words#

Los pájaros son las palabras. Sus alas la libertad. Bajo ese umbral de llamas y en la sombra de lo desconocido. Abrazo las lágrimas, reflejado en el charco de la ilusión. Cada lágrima, una cascada. Ni el más viejo de los piratas, con pata de palo y parche en el ojo, puede sostener su barco. Adoro todo lo que he sido y voy a ser. Siempre queriendo ser la verdad y la humildad.
Por todos partes, el mundo loco se refleja en mis ojos. Alrededor de esas cicatrices, las cenizas ennegrecen mi corazón. Recuerdos… en mi mano… en las fotos… en vuestras miradas.




Tantas veces al lado del precipicio temblando para desvanecer. En un millón de gotas y en un millón de cristales rotos por la bebida barata. Todo el mundo dice o intenta creer que las heridas cicatrizan y que el tiempo es dueño de tu dolor.
En el pasado todos fuimos malos, buenos, pequeños desastres, en definitiva… todos fuimos humanos. Nos perderemos siempre en este laberinto.

Y con todo esto llegó el frío, tan famoso entre nosotros. Recuerdos de fantasmas congelados y sentimientos resentidos.
Pero tan pronto se fue el invierno que el verano aporreó la puerta de cada una de nuestras vidas. No había nada más que rutina, rutina y más rutina. Y… ZAS! El invierno llega antes que nuestros deseos y nuestros pensamientos. Y ahora tengo que sacar mi vieja sudadera de mi armario. Y todo ha cambiado… pero siempre perdura nuestras amistades y por que no, nuestros amores.

Imposible… esa es la palabra… es imposible agradeceros todo los momentos vividos tanto malos como buenos… no tengo suficiente tinta para agradecer, no tengo suficiente folio para impregnar mis sentimientos… solo tengo una palabra… Gracias.

Si… gracias a ti mi querido Capitán Garfio… sigo viento en popa y a toda vela. Eres mi timón y mi barco. Espero seguir cruzando el mar y mirando las estrellas fugaces que iluminan nuestros ojos.


Momentos Únicos.



sábado, 10 de diciembre de 2011

Sunday morning#

Una ligera brisa, un rayo de luz. Expectante al mundo, juez de mi vida. El paraíso, el destino, el Karma.

Con la garganta seca, y las manos rojas. Transformándome con la niebla, invisible para todo el mundo. En este cielo azul cualquier pájaro vuela, en este amanecer el Sol juega al escondite.


Chasqueando los dedos, dejando las huellas mojadas en el pasado. Niños bailando en la calle, dibujando sus sueños en la nieve. Es un domingo por la mañana, y solo queda las botellas de alcohol tiradas por la habitación.

Hablando bajo para que el viento no se haga dueño de mis palabras. Cada sirena es una sinfonía. Cada lágrima una cascada.


Todavía con las legañas en la cara, y la resaca en la cabeza. Una fiesta, mucho desmadre.
Pero te sientes como superman, como en el paraíso. Solo el JB de la pasada noche me calienta la garganta, y emborrona mi propia realidad.

Siendo todo un sueño del que nunca quiero despertar. 



sábado, 3 de diciembre de 2011

Chispas de luz#

Tan solo una mezcla agria de vodka. El cristal, empañado. Mi rostro, difuso como mi alma.

Boca seca. Labios rotos y recuerdos mojados. Mis pies fríos. Gota a gota caen todos mis pensamientos. Quemados por el brillo de la Luna. Jugando con la chispa de mis ojos. Inundados de lágrimas.



Mi corazón exhausto. Cansado de latir sin un destino, agotado por el camino. Las cicatrices nunca cierran, no hay hilo tan fuerte para coser unas heridas en llamas. El trecho se hace cada vez más pequeño. Tan solo un suspiro de alma.

Garganta seca. Mejillas congeladas y hielo en mis manos. Agarrando la realidad, determinado por el Karma.

Mi mente está vacía, en búsqueda de alguien más. Atascado en una realidad y dando vueltas a la deriva.
Todo lo que tengo es el miedo, y el sabor de esas botellas de JB en mi mesilla. Todo lo que queda es dolor.

Palabras que suenan a dulce. Abajo, abajo… aquí, cerca, lejos, en todas partes me persigue el eco de mis pensamientos.


La soledad mi eterna compañera.




sábado, 26 de noviembre de 2011

Hero#

Siempre buscando ese calor. Añorando esas tardes de felicidad pero se me escapó de las manos.



Sobre ese columpio mojado, cadenas oxidadas y quemadas por el paso del tiempo. La lluvia intensa, protagonistas de mi dolor.
El tiempo, congelado e inmutable. Demasiado real, provocando un escalofrío en mi piel.

El eco del dolor, sangre del tiempo. Nubes, oscuras y pesadas, cargadas con rayos de luz.
Todo se para. Incapaz de respirar. Mi aliento, sin alma. El Karma fuera de sí.

No, no tengo botas ni espada para apuñalar. Solo tengo esta pluma y esta impregnación de tinta. Agotando los recuerdos.

Un viejo soldadito, destrozado y con la cabeza agachada. El tiempo me cubre de polvo y me atraganto con la saliva.
Hablando bajo, para que nadie me oiga. Susurrando las palabras para que el viento no se las lleve.
Convirtiendo la lluvia en fuego. Respirando entre la lluvia.


Demasiado frío para que un ángel vuele. Las peores cosas vienen a nosotros gratis. Ojos cerrados, labios agrietados, garganta seca y magia borrosa.

Salir a la calle y ser el héroe de tu propia vida. Actuar con el corazón y caminar firme. No hace falta bajar la mirada al suelo, ni tampoco callarse. Solo sigue tus huellas mojadas.

Soñar es de débiles. La imaginación de inmortales.




domingo, 20 de noviembre de 2011

HERE#

Abajo, abajo, abajo…

Ahogado. Quemado. Herido. Roto.

Escuchando esa vieja canción, añorando ese tacto de las cuerdas de la guitarra. Recordando el pasado y siendo atrapado por el presente. Siempre en el mismo lugar, en ese banco lleno de nieve. Mis ojos, mis lágrimas.


Y ahora, en este segundo. Queriendo ser una ilusión, intentando construir mi mundo. En cualquier sitio, en cualquier acera, en cualquier portal. Las luces, el brillo de los carteles, y el calor de las bebidas.

Siempre decimos las cosas como son. Pero es todo extraño. Sintiéndome un loco en este mundo cuerdo. La cruz de la moneda.
Para nada estoy solo, tengo a mis amigos… bueno a mi familia siempre conmigo… como el 15 siempre sonando o como mis dos hermanas. Pero necesito que la sangre de mi cuerpo se acelere al ver a alguien, que no necesite soñar por que quiero estar despierto en la realidad.

Los sentimientos no se cambian ni se van sin despedirse. O te hacen daño o te hacen feliz. Todo gira, todo da vueltas en cualquier segundo. Estoy mareado y camino sin destino y sin huellas.

Intentando adivinar. Intentando sacudir mis manos para así quitar el polvo y el frío.

En un millón de estrellas, y en un millón de galaxias.

Aquí en este lugar, intentando rasgar la realidad.



sábado, 19 de noviembre de 2011

¿ Real o ilusión?#

Tan solo una ilusión. Cada lágrima una cascada.

Miro al cielo. La lluvia moja mis zapatos y endulzan mis lágrimas. Todo a mi alrededor, todo lo que conozco desaparece. Solo queda la soledad del lugar, y el amanecer de la oscuridad.

Todo lo contrario al paraíso. El frío congela mis labios. Mis manos cicatrizan muy lentamente. Todo esto duele y resquebraja mi alma.

El latido de mi corazón retumba por todo el lugar. El eco de mis pensamientos, me matan. Todo es irreal, se me escapa de mis sueños.


Abro los ojos, y se abre mi corazón. Aparezco tirado en la tierra, lleno de polvo y sin poder tomar aliento. Mis lágrimas arden en mis mejillas, y mi aliento congela mis labios.

Cansado de todo, sin ánimos para nada. Solo tú y tu mirada… me hacen sentir calor… Pero todo es una ilusión. 



martes, 8 de noviembre de 2011

Naciste astronauta.

De un millón de estrellas. De un millón de galaxias. Naciste para ser astronauta.

Su fuerza, Sus ansias de comerse el mundo. Eso es lo que le hace especial. Nada mas pisar La Tierra, clavó sus uñas en la realidad. Llegó con el corazón a mil.





Encontró a esa astronauta, la besó bajo el casco y pudo sentir el cálido roce de sus labios. Todo parecía irreal, nada era lo que se contaba en las otras galaxias. Pero esa astronauta, se fue sin avisar. Como un relámpago en su corazón, se clavo su último adiós.

Esa persona, esa noche. No quería estrellas en el cielo, no quería la luz de Sol. Con la flecha clavada en su alma. Camino sin destino, pisadas sin huellas. Nada se sostenía en su realidad.

Siempre buscando a esa chica, a esa sonrisa detrás del casco. Pero el astronauta, se quedaba sin oxigeno. Se le acababan los minutos en La Tierra. De repente el brillo de La Luna, ese cálido destello de viveza, le llamó.

No lo pensó dos veces, directo a la ilusión, con ignorancia e ingenuidad. Dispuesto a acabar con la soledad de aquel satélite.

Aterrizó. El polvo, las rocas, la soledad. Al ver eso, todo se volvió a derrumbar, solo quedaba caminar.

Caminar, caminar, caminar…




El astronauta no llegó a su destino. Miró hacia la izquierda y allí estaba. La Tierra. Con ese tono azul y tan bella y majestuosa. Una lágrima empañaba el casco y el llanto retumbaba por todo el traje.

Nadie le podía decir que todo sería distinto, que sería feliz.

Sin pasar un segundo, vio una figura. Otra vez su corazón volvía a latir, su sangre recorría sus venas azules.

Correr, correr. Es todo lo que podía hacer. Pero algo le inquietaba, algo le impedía seguir.

¿Será otra astronauta? No se preocupó por eso. Llegó a esa figura o mejor dicho a esa astronauta. Y pensó que no volvería a estar solo y que el calor volvería a su piel y que el roce de esos labios volvería a decir “Te quiero”.

¿Todo sería real? Ni el astronauta puede saberlo.






domingo, 6 de noviembre de 2011

Moon#

Jugando a ser astronauta.


Y poder tocar la Luna con mis dedos.

Pero nadie me escucha en este vacío,
mientras el polvo cubre mi casco.



lunes, 31 de octubre de 2011

Paradise#

Cierro los ojos y la vida seguía continuando.


Sé que el sol comenzara a ponerse. Cuando era tan solo un niño, soñaba con el mundo. Pero se me escapaba, así que huía de mi ilusión.



sábado, 29 de octubre de 2011

The end.

Las luces me ciegan. El deseo de terminar.

Muchas experiencias. Demasiadas mentiras, pocas verdades. Sintiendo que todo se acaba.

Las palabras, cortas y breves. Intentado escoger el camino adecuado. Esbozando una sonrisa falsa. De nada sirve esos tragos de ron añejo y mucho menos pensar en esa persona.

En esta época del año. Frío, polvo y sufrimiento.

El ayer se fue, no merece la pena seguir viviendo en algo que no encuentra su camino. Noto que me falta algo, que el latir de mi corazón es más débil… que se agota con el tiempo.

Deseando dormir. Soñar, imaginar y sentir libertad. Poder escapar de esta rutina.


Correr y no mirar atrás y poder… poder… saltar al vacío y llegar al final de la línea…y al final de la Tierra.

Mi mente ha perdido. El pasado me ha superado y el presente se me escapa.

Dulces palabras. Este es mi destino. Sin suerte.

No es por que digas la verdad.

He aprendido a chocar con la pared 


Y a saber callar cuando debía hablar.

sábado, 8 de octubre de 2011

Tapando estrellas.


El dolor es pasajero. Las heridas son eternas.

Dar el 100% en ese momento, dar tus uñas para agarrar la fantasía.

Adoro esas palabras que hacen daño, las que pueden destruir a una persona. Las miradas bastan y nada mejor que el “sarcasmo”.

Los sueños. Parecidos razonables a los aviones. Inalcanzables y poderosos.

Y todo esto pasa cuando llega el invierno. El frío que me cala los huesos. Fantasmas del pasado. Las calles se pintan de blanco, y de ese ambiente gris y oscuro.

Labios teñidos. Gritos afónicos. Enfados congelados. Engaños meditados y falsedad por todos lados.

Todo pasa por algo. Pero no hacemos nada para impedirlo, permitimos que nos arrollen los problemas y a veces no superan.






 ¡ZAS! Sin darte cuenta el duro invierno llegó. El aliento sin alma sale de mi boca. Asomado a mi balcón, sintiendo el frío del suelo en mis pies. Las nubes blancas como la sonrisa de esa chica. El sol me abofetea la cara. El calor me calienta la garganta.

Miro hacia abajo, el suelo congelado y los árboles vestidos con largos mantos de nieve.

Es hora de salir. Saco mi vieja bufanda gris del armario, mis viejos guantes rojos y mi sudadera de “Universita”.

Me visto. Siento la seda de la ropa en la piel, y ese tacto tan especial de la bufanda en mi garganta.

Salgo de mi casa. En el ascensor, últimos retoques en el espejo…. El flequillo por aquí, ajustarte la bufanda y listo.

Abro la puerta del portal. El frío se inyecta en mi cara, siento la adrenalina en mi cabeza. No me queda otra que caminar para que el ambiente no se congele.

El camino se hace largo. La calle no tiene alma. No existe vida alguna. Demasiado silencio…





Desearía volver a un lugar más sencillo.

Dame una oportunidad, dame un momento. Perdido en el dolor. Atrapado en el pasado.

Viajando en mi propio tren. Parece que este es el fin.




domingo, 2 de octubre de 2011

CRITICIZE.


El fuego de vuestras palabras hunde mis murallas. El no saber nada de mí, me destroza por dentro.
                
Vuestras críticas duelen. Pero no os voy a decir por donde me las paso.





No me conocéis de nada, no sabéis nada de mí.

Dedicaos a mirar vuestras vidas, a tener personalidad dado que carecéis de ella. Mirad a vuestro alrededor y veréis que antes de hablar, antes de juzgar, hay que conocer.

“Tú para hablar mal de mí tienes que mentir, yo para hablar bien de ti…también”







sábado, 1 de octubre de 2011

I Can Only Imagine#

Mucha gente sobre valora el poder de la imaginación. Creen que es un malgasto del tiempo, una ilusión de nuestra mente.

Solo se puede decir que la imaginación es la libertad de mucha gente. Sin ella no podríamos escapar del mundo real. No podíamos tener ilusiones ni pesadillas.




La imaginación es la chispa que nos mantiene vivos.

viernes, 30 de septiembre de 2011

viernes, 23 de septiembre de 2011

Game over.

Ahora todo me da igual. Parece que nada me importa, ya ni si quiera me esfuerzo en seguir adelante.

No vale la pena luchar, nada me sale bien. No siento ese fuego en mi interior, nada me inspira. Se acabo la magia.

Demasiados lamentos rotos. Muchas llaves de cofre rotas. La ventana deja que el calor del sol llegue a esta oscura habitación. Siento que mi corazón ha sido demasiado bueno, demasiados latidos sin sentido, sin fe.

Me resquebrajo como el cristal congelado.

Mi rostro congelado, mis pupilas dilatadas por el frío. Mis manos agrietadas, mi sudor frío y mis labios sin aliento. Un suspiro se escapa de mis labios y un pensamiento vuela sobre mi cabeza.





“La vida es injusta, hay que aceptarla y seguir adelante.”

Parece que siempre ganan los malos. Que el héroe del juego nunca gana, siempre termina sin vidas… con un GAME OVER.

No se si la vida es injusta, de momento me demuestra que si. Nadar a contracorriente siempre, no es bueno. A veces viene bien tumbarse cuando te has caído y observar, y detenerse en los pequeños detalles, mirar esos pájaros y apreciar el olor de las rosas.




Pero el tiempo se me escapa. Los granos de arena del reloj caen, amontonándose como los años de mi vida.

Solo encuentro pequeños matices que me hacen sonreír y esbozar esa sonrisa falsa que me caracteriza.





sábado, 10 de septiembre de 2011

Luces de colores.


 Luces de colores.

La música alta. Los discos grabados. Quemando el tiempo.

Nadie escribió las metáforas. Nadie insinuó nada. El tiempo es dueño de los gritos del corazón.

Nadie esta especializado en las “máscaras”. Solo evitamos hacer daño a la gente que queremos. El amor no es lanzar una moneda al aire, no se quiere a esa persona al azar. Todo ocurre por un motivo.





Las personas no cambian con el tiempo. Se muestran tal y como son.

Todo el mundo puede dar el 100%. Toda la gente puede cambiar gracias a que escuchan a su conciencia. Nadie te a sobre valorado, nadie esperaba más de ti. Nos tenías acostumbrados a las decepciones. Te mostraste tal y como eres.

Disparaste las balas con tu nombre grabado. Pero yo tampoco soy de hierro, solo me oxidaba con tus jarros de agua fría.





Y claro que puedes vivir la vida, que puedes no tener límites. Pero por cada acto que haces, un barco se hunde en el mar.

Son “daños colaterales”.

Creo que soy demasiado sincero, que estas palabras pueden dañar. No creo. Como tu dices no te hacen daño. Pero aparentas que no te dañan, que eres de acero, que eres de titanio. Nadie sabes lo que piensas, pero no eres tan fuerte como nos quieres hacer ver.

Nadie te quita los remordimientos, nadie te quita la conciencia (que dudo que tengas).

En la vida hay dos versiones, hay dos historias. Yo cuento mi verdad, mí día a día. No me escondo bajo una máscara. ¿Y si eres tú?

No importa las palabras, lo importante es quien te mira a los ojos cuando salen de su boca.

Lo has olvidado, la vida crece entre los matices, se esconden siempre en lo que no dices, para hacerse de rogar. Y un día claro, aquellas cosas que no viviste, vuelven hoy para decirte, que no lo valoraste.

La vida se tiene que cuidar y mimar así, con pequeños matices que hacen que cambien el día a día y el mundo. Pero tienes que darte prisa, el tiempo corre y pronto el duro invierno llegará y congelará tus labios agrietados.






El frío te mostrará la dura realidad. No servirán las sudaderas de “universitas”. El karma espera hambriento y deseoso de poner a cada uno en su lugar.

Y esta es mi vida, con mis propias palabras supongo.

Puede que pienses que lo que escribo lo haga con rencor o con maldad. Nada de eso. Cada impregnación de tinta en este folio sale de mi corazón. Cada acento es una saliva de mi boca.
Todo resulta más fácil desde aquí, sentado en esta silla verde pistacho, frente a una pantalla de ordenador.

Yo siempre doy la cara, siempre tengo esa sonrisa o como tu dices esa máscara. Pero una sonrisa falsa se puede convertir en una sonrisa de felicidad. Unas palabras dañinas te pueden enseñar a ir con cautela.

Escribiste en tus cuadernos rotos, en tus folios llenos de lágrimas tus verdades. Ahora pienso que me toca a mí. En este folio, en esta partitura de la narración. Escribo mi verdad, mis sentimientos. Mi dolor.

Carezco de orgullo. Carezco de rencor (aunque por lo que he escrito parezca que no). Carezco de chulería. Pensarás que sin tener estos rasgos no llegaré a nada.

Te equivocas. Tengo humildad, tengo sinceridad pero de una cosa me siento orgulloso y es que perdono pero tampoco puedo olvidar.

Pero algo tengo claro. Mi sonrisa y mi libertad no me la quitará nadie. Y me puedes herir, herir hasta morir pero seguiré levantando la bandera.

Ahora te toca lanzar a ti.









sábado, 3 de septiembre de 2011

Hablando con mi conciencia.


Las heridas cicatrizan. Siempre habrá “daños colaterales”.

No se lo que se me pasa por la cabeza. No tengo nada claro.

Solo miro a los aviones como si fueran estrellas fugaces. Me vendría bien un sueño, algo mágico. Un deseo.

Me tambaleo en la brecha de mi corazón. No quiero volver a caer. Pero me quedo sin fuerzas. Pienso que soy una coma, que no hay que pararse a pensar en mí.

La vida es así. Unos ganan y otros pierden.

La felicidad se esfuma. Solo deja ese rastro, ese olor que añoro. Noches en vela, escuchando los suspiros del pasado.

Creo que he tocado fondo, y parece que no puedo bajar más. Solo me queda subir. Pero me falta el aire, me quedo sin fuerzas. Mis manos desaparecen. El eco de mis pensamientos me mata.

Camino por un campo de espigas de trigo. Es un paisaje que me hace sentir libre, que no lo puedo creer. Cada espiga es un segundo de mi vida. Debo hilar mi destino, debo construir mi futuro.

Bajo mi máscara permanezco débil. Bajo mi mascara, sonrío. Incluso con miedo, estaré bajo mi máscara esperando. Esperando a ser feliz.



A través de estos campos dorados. Siento las piedras en los dedos de mis pies. Las espigas rozan mis manos, dañadas y con cicatrices. Dejando un rastro de sangre, de sentimiento.

El tiempo se me escapa de las manos. Las agujas del reloj giran sin control.

Necesito quitarle las pilas. Necesito que ese reloj marque las 12 de la noche para siempre. Y así poder ver el brillo de la luna en mis ojos y sentirme libre.






martes, 30 de agosto de 2011

Cristales viejos.


Demasiadas gotas de agua acumuladas. Demasiada agua fría y congelada en mi vaso.

Mi vaso está roto. Cada trozo de cristal es una historia de mi vida. Todos esos cristales se clavan en mis manos. Creo que he llegado a mi tope, creo que he tocado fondo.

Muchas tardes en mi habitación. Las paredes me hablan, me agobian. Siento un vacío en este lugar. Todo es demasiado grande para mí. Me han vencido. Me han hundido poco a poco.

Mis ganas de sonreír se esfuman por momentos. Mi alma y mi conciencia me dejan de lado. Solo escucho el latir de mi corazón. Agoniza por momentos. Siento la soledad.  La ignorancia de algunos.

Parece que no tengo refugio. Que nadie me puede prestar su manta o su techo para dormir tranquilo.

Acumulé muchas decepciones, demasiadas diría yo.

Todas las noches, cada minuto que pasa me siento más solo. Empiezo a reconstruir mi vaso, utilizando ese pegamento viejo y roñoso. Me faltan piezas, piezas que nunca volverán. Pienso que el karma me la esta jugando. Que soy su marioneta de pruebas, su cobaya.





No sé lo que me pasa. No puedo asimilar todo lo que sucede a mí alrededor. Miro las sonrisas falsas, y esas manos de cristal.

Todo me sobrepasa. Parece que no puedo salir a flote de esta situación.


sábado, 27 de agosto de 2011

Esta es mi vida, mis propias palabras supongo.

Y llegué al límite de mis fuerzas. Tengo un tope, mi garganta grita basta.

Estas malditas paredes deben estar hablando, por que puedo escucharlas. Puede ser locura.

Esta es mi vida, mis propias palabras supongo.

Somos todo lo que tenemos en este mundo. Cuando gira, cuando da vueltas. Puedes intentar leer alguna letra en este papel. Pero no conseguirás ver la mejor palabra, antes te la diré.

Pensé que lo tenía todo planeado pero supongo que no. Porque mi conciencia me persigue. Y es que no puedo seguir viviendo de esta manera. Así que desde hoy saldré de esta habitación. Ya he tenido suficiente y ahora estoy harto, ya tengo que volver a construir mi vida.

Empezaré a gritar para que todo el mundo me oiga. Gritare verdades. Vuestro mundo temblará. Demasiado tiempo pasando la mano. Terminaron agrietadas y sangrando por el frío de vuestra ignorancia.

Vuestras palabras en secreto, vuestras miradas escondidas. Demasiado tiempo con los ojos vendados. Ahora el tiempo me pertenece, la razón me acompaña. La pluma se desliza fácilmente en este folio.

Cada minuto de mi vida, es una historia distinta que tengo que contar.





viernes, 26 de agosto de 2011

Castillos de arena.


Sentado la arena de la playa. Miro a mí alrededor, solo encuentro el horizonte.

Empiezo a mirar fotos de antaño. Fotos antiguas llenas de nostalgia. Una brisa, llena de arena, araña mi cara. Esos granos de arena producen cortes en mis labios, en mis mejillas y en mi corazón.



Siento cosquilleo de la arena en mi mano. Vuelvo a levantar la mirada, veo la espuma de las olas. Veo el sol en el fondo, ahogándose en el mar. El calor del solo me abrasa. Necesito el frió de la luna, esa calma que produce al mirar su brillo.

La luna aparece. Todo el ambiente cambia, todo puede pasar. Ahora la arena es fría, se clava en mis uñas como si quisiera aferrarse a mi. Siento mi respiración, mi corazón latir.

Muchos recuerdos en mi cabeza. Algo nuevo. Una voz en mi cabeza, me dice algo que no sabía. No me lo podía creer, no soy capaz asimilarlo. El silencio se apodero del momento. Mi cabeza, mi corazón necesita asimilarlo.

Impactado, sorprendido. Traicionado. No me lo esperaba. Creía que teníais conciencia, que teníais esa vocecita que te dice si es correcto o no. No pensasteis en mí, solo hubo ese instante que yo pase por vuestras cabezas y os echasteis para atrás.

Ahora miro sus cartas, ahora miro sus folios. Parece que no sabe que los leo. Tampoco soy tonto, pero cada palabra y cada frase de ese folio mi corazón se hace más débil.

Pero no puedo luchar contra una obsesión. No voy a luchar contracorriente, ya me ha vencido hace tiempo.

Mejor olvidar, y que la arena que arrastra el viento oculte lo que hemos vivido. Que queme las fotos, que recupere el latir de mi corazón. Necesito que el tiempo pase, que recupere esas tardes de sonrisas.




Todo esto pasa por mi cabeza mientras la luna se refleja en el mar. Mientras el brillo se refleja en mis ojos. Construyendo castillos de arena que se desploman por el viento.


miércoles, 24 de agosto de 2011

Nadie es perfecto#

Tú lo dijiste con tus palabras. No esto no es un mundo de animales.

Te encontré caminando, te pusiste en medio de mi carretera. Hiciste que me parara y que pudiera disfrutar del paisaje.

Muchas voces en mi cabeza, muchas decisiones que tomar. No tengo nada claro. De pronto desapareciste sin dar explicación, como si el viento te llevara lejos de mí.

Pasó el tiempo. Y te vuelvo a encontrar en mi camino. Pero no estás en la carretera, si no en la arena. La cara llena de polvo, no puedes respirar. Estás herida, te tiemblan las manos y las piernas. Pienso dejarte hay para que imagines lo que he sentido yo.

Me alejo. Oigo una voz, esta dentro de mi cabeza. Mi conciencia, me grita y hace que mi cabeza explote. NO. No puedo dejarla hay tirada, no puedo actuar así como si nada. No soy así.

Me doy la vuelta. Intentas ponerte de pie, tus heridas no te dejan. Me miras, veo lágrimas en tus ojos.
Y recuerdos de esas metáforas. Las palabras son las mejores armas que existen. Cada letra está escrita desde mi corazón.

Empiezo a caminar, cada vez estoy más cerca de ti. Escucho tus susurros de sirena. Llego hasta donde te encuentras. Te tiendo la mano, mi cabeza me dice que no. Pero mi corazón es demasiado grande para dejar ha alguien atrás.

Demasiadas cosas compartidas, demasiados abrazos y demasiados te quiero. No puedo dejarte atrás. Nadie es perfecto, todo somos humanos. Puedes herirme, puedes convertirme en ceniza pero aún así te perdonaré.

Puede que mucha gente me diga que no te mereces esto, que yo sea demasiado bueno.
Pero les diré que nací así, que en esto 17 años nadie me ha cambiado. Puede que tenga demasiadas heridas  en mi corazón pero el tiempo se encarga de poner las tiritas.

Y mientras tanto esbozaré esa sonrisa que me caracteriza. Sonreiré en las fotos. Dejare que la frustración y la tristeza se vayan lejos. Y por todo lo que he vivido, y me quedará por vivir. Te tenderé la mano y espero que la valores y la agarres con todos tus fuerzas.





Porque cada lágrima tuya es un cascada para mí. Demasiadas lágrimas derramadas. Mejor perdonar y olvidar pero hay una fuerza que no puedo evitar. EL KARMA.